28/11/09

A la reja!!!!


Por azares del destino fui al penal Sarita Colonia del Callao (Lima - Perú), camuflado como practicante de la escuela de psicología, para pasar desapercibido e investigar el hacinamiento de los reos en dicho lugar.

La verdad, era la primera vez que iba a un sitio como ése y en mi cabeza brotaban imágenes perturbadoras, no por el penal en sí, sino por imaginarme todas las posibilidades de que algo salga mal; con 2000 hombres encerrados pero con capacidad para 800; que, en algunos casos no tienen sexo con mujeres hace tiempo, y que de pronto lleguen 45 jóvenes, de los cuales 10 son varones y 35 son virginales y apetecibles adolescentes, y verlos en una situación donde ven el menú pero no pueden comérselo, uno puede pensar cualquier cosa.

Pero eso quedo sólo como una idea aterradora, porque no pasó nada. En verdad lo único malo era que estén hacinados y encerrados, porque más que cárcel parecía internado de hombres adultos, limpio, con ciertas comodidades como televisores, tiendas de abarrotes, teléfonos, todo menos libertad de salir del recinto.

Luego que el miedo y tensión se disipó entendí que no todos eran unos villanos malvados de telenovela o cuento, no son los machitos avezados con cortes en el cuerpo o cara, con actitud insolente. Algunos si lo eran pero muchos eran personas como cualquiera otra pero con delitos de codicia (burriers) u otras cosas menores. Al menos eso demostraron al verlos ése día.

Pero no fue hasta que llegué al pabellón "internacional" donde me trasladé de, los "maras", a un mundo mágico, un lugar donde los hombres guapos abundan, altos, de todas las tonalidades de piel, idiomas y sabores, tenía los 5 continentes reunidos frente a mi. Sin demostrar mi fascinación, mantuve la calma y los ánimos con temple de hierro, bajé la mirada porque me sentí culpable de sudar libido por mis poros, pero exteriormente no delabata ningún indicio de desear quedarme ahí, claro que interiormente, pensaba que me encierren con ellos sería la fantasía perfecta.

Miradas que se cruzaban, conversaciones en bastas lenguas que no entendía, extremidades musculosas, tatuajes y facciones atrayentes. Ninguna barreta física se interponía en nuestra interacción, solo la mental que me detenía de querer hacer algo más. Por otro lado no se podía conversar mucho con ellos porque nos movíamos como si estuviéramos viendo un inmueble por comprar y nos mostraban toda la casa para que apreciemos todos los rincones de la propiedad.

Lo que si tengo duda, porque no pude profundizar en el diálogo, era conocer su vida sexual, ¿como le hacían? a manuela o alguien les hacía el favor, sino yo me ofrezco como ayudante voluntario! a lo pantaleón!!! claro ellos no son el ejercito, ni estamos en la selva, pero alguien debe aplacar esos calores internos que todos llevamos dentro, no? en fin.

En verdad eran físicamente bellos (porque sentimental y mentalmente no lo sé), y no era el único que pensaba ello, porque los ojos de muchas chicas denotaban lo mismo. Luego de salir de ahí, entiendo que hay un mundo por descubrir, y entendí que hasta en el pantano más tenebroso nacen bellas flores. Así que a visitar el penal se ha dicho!

1 Comentarios :

  1. JAIME dijo...

    en sarita colonia no, pero fui con un amigo a visitar a su viejo que estaba preso, uno de esos politicos corruptos en sna jorge y si creo q la carcel fea es la de lurigancho, aunque no la conozco, no se la alucino por descarte

Se produjo un error en este gadget.