17/04/10

Mundo Virtual Sexual

No me di cuenta que mi vida se habia convertido en: trabajar, estudiar y mi familia, y lo poco que me sobraba de tiempo dormía o veía tele, ya que tenía solo horas libre, y por ende poco tiempo para mi mismo, para socializar con mis amigos en persona o salir una noche a hacer nada más que nada. Me convertí en un topo, en un esclavo de tiempos y responsabilidades que nunca acaban y sin notarlo acabé como un ermitaño en contra de mi voluntad, absorvido por correr contra el tiempo.

En medio de eso, siempre hay una necesidad en los hombres que impera, fuera de comer y dormir, es una casi vital, es el sexo, para el sexo uno siempre se hace tiempo en donde no haya o donde uno pueda hacerlo.

Si no hay tenía tiempo para salir a una reunión, conocer gente, levantarse a alguien en alguna discoteca (sea gay o no) o llamar algún amigo cariñoso que éste libre cuando uno lo desea, siempre hay un método y medio a nuestra disposición. La herramienta del siglo 21, el alabado:  Internet.

Este medio nos permite conectarnos con otras personas sin tener que desplazarnos, sin gastar dinero, sin perder tiempo, basta elegir el canal, puede ser una sala de chat o puede ser uno de esos lugares donde hay otros como tu, con perfil, foto y descripciones tanto físicas, como de lo que buscan.

Al hacerte miembro de ese sitio, entras a lo que es una sala o espacio que parece a un canal de compras o una tienda virtual de hombres, ves, lees y si te animas o no le das un click y empiezas a conocer al que puede ser, o no, el tipo de la foto con el que hablas, o puede ser ése que pone una parte de sí, la más erecta o trasera que tenga, y que uno guste conocer para disfrutar ambos de un encuentro fortuito o a largo plazo.

El sexo es el móvil de muchos encuentros en la red, aunque no de todos, hay desdichados o quienes mantienen la fe de que podrán encontrar el amor de sus vidas aquí, otros que buscan amigos o personas que tengan intereses en común, ahora se han formado grupos en donde se ponen de acuerdo para hacer orgias, fiestas, encuentros, tanto sexuales como culturales, uno solicita algo y el interesado responde.

Yo buscaba calmar mis acaloradas ansias, que guardaba interiormente, pero necesitaba la ayuda de alguien con quien poder sacarlas, veía fotos de hermosos cuerpos, edades variadas, estados civiles como solteros, casados, con pareja o ninfómanos interesado en un encuentro. Las fotos, con el mejor ángulo y la mejor parte de sus cuerpos para ofrecer, es un mercado de carnes, donde se ubican geográficamente, que características tienen y etc. Si te llega a interesar alguien debes esperar saber si es mutuo, porque en éste juego uno también es parte del ganado a ser vendido, a esperar  que alguien te compre.

En este mundo virtual uno encuentra mucho, con el poco tiempo que la vida agitada nos da, tal vez es un medio que nos facilita la vida y hace que no perdamos tiempo en preguntar tanto, conocer, indagar, tener que salir y verse en un sitio público y etc. No. Ahora buscas lo que quieres y si ambos están de acuerdo, van a lo que desean sin mucho protocolo.

A pesar de tener varias ventajas siempre hay riesgos como que no sea el dueño de la foto que muestra, que sea raro o no tan locuaz como por el computador, que sea extraño en sus comportamientos o no como esperabas, para eso también sirve usar el micrófono y cámara web, para cerciorarte que no tienes pierde.

Aunque si no deseas moverte, no ser infiel (es relativo), o tu amante perfecto se encuentra a mitad del mundo, el cybersexo es una buena idea, y cuando termina sólo sales de la página y sigues tu vida, lo malo es que puedes ser grabado y tu rato de placer expuesto a medio mundo haciendote famoso sin tu concentimiento, para deleite de extraños. En fin, todo tiene sus riesgos y sus beneficios, por mi parte si no fuera por esto, ya no tuviera manos para escribir esto, ustedes entienden a que me refiero. 

Playa Cerro La Virgen es Gay

Si muchos países tienen playas gay, Lima no podía ser la excepción, aunque en el informe no se muestre todo lo que ocurre, y la real cantidad de gente, las carpas que se ven indican que hay mucha más gente que los locuaces y animados chicos y chicas que vemos en el video, al final sean o no gays, y aunque nos diferencie ciertas orientaciones y comportamientos, todos nos divertimos por igual con música, alcohol y algarabía, lo demás no importa, cada quién con sus gustos.


7/04/10

Cada noche

Cae la noche, siento frío en mi cuarto, es porque no tengo el calor tu cuerpo desnudo para abrigarme. Sin ti estoy triste y viene la soledad para acompañarme pero es a ti a quien quiero a mi lado para no estar así.

Los fantasmas del insomnio no me dejan dormir, pues necesito el sedante de tus besos y el roce de tus caricias para caer en las profundidades del plácido sueño.

La falta  de tu presencia le da nostalgia a mi cama, la cual se ve inmensa y desierta.

Extraño entrelazar mis piernas con las tuyas y sentir el latido de tu tibio pecho y el sonido de tu respiración al compás de la mía.

Sentir la suavidad de tu cabello, el endulzante aroma de tu cuello, la suavidad y sabor de tu terso cuerpo, la sonrisa en tus labios y la belleza de tu ser junto al mio para sentirme el hombre más afortunado del mundo y dormir con ése maravilloso pensamiento.

Extraño abrazarte y acurrucarme cómodamente en tu piel, dormir sobre tu pecho o proteger tu espalda de los precipicios de tus sueños. Me hace falta que me despiertes a media noche por tus involuntarios movimientos para acomodarnos de nuevo y volver a dormir, pensando que si se acabara el mundo, que sea a tu lado, no me importaría nada.

Hasta amanecer y comenzar un nuevo día renovado de ti.


P.d. Te amo.


5/04/10

¿Y si el mundo fuera al revés?

1/04/10

Stop calling! Stop calling! (I´ll call u back...later)

El celular, en una relación de tiempos modernos usualmente es beneficiosa porque tienes una vía de comunicación con tu pareja, y así estar unidos en la distancia, pero a veces eso se vuelve lo contrario cuando las dulces llamadas, o esperados mensajes de texto, se convierten en algo obsesivo, inoportuno o asfixiante. Algunos lo usan como medio para controlar los pasos de nuestra pareja, saber que hace y si realmente está pensando en uno. 

A mi me pasó ser ambas partes, víctima y victimario, en tiempos distintos. Hace años salí con un pata de unos cinco años mayor que yo, en ése entonces yo tenía casi veinte años, él mucho más experimentado yo, nos conocimos y gustábamos, aunque nuestras vidas en sus usos y costumbres fueran algo distintas.

A veces yo no podía salir para estar con él un fin de semana por algún motivo X, pero eso no impedía que él saliera porque tenía algún cumpleaños o reunión con sus amigos en alguna discoteca, o casa de alguien, donde habían muchos otros chicos solteros y gays en plan de cacería.

Yo en mi casa, cual doncella encarcelada, aburrido, o donde estuviese, lo llamaba, no sólo una vez sino varias, y lo que uno no ve, o entiende puede mal interpretarlo como: no quiere contestar el fono, lo tiene apagado apropósito, está haciendo algo indebido, me está engañando, o, él está mal, tuvo algún accidente, no llevó su celular, le robarón etc. En un minuto hace una trágica novela mental con inicio y final cantado.

También puede suceder que si contesta y no habla mucho, es porque no me extraña, se aburrió de mi, y salió porque quiere conocer a alguien más, etc. Al final uno piensa muchas cosas que pueden o no ser ciertas, y sólo el tiempo lo dirá, pero mientras tanto la paranoia se apodera de nosotros y es, en muchos casos, que nuestra desbordante imaginación, producto de nuestras inseguridades, o los exagerados comentarios de nuestros amigos, hace que esa persona con la que estamos termine con nosotros por los fantasmas que nos atormentaban, cuando en realidad no pasaba nada.

Eso entendí cuando me tocó salir luego de algunos años con otro pata, yo en mis veinte tantos años con un alguien contemporáneo a mí, descubrí que él era muy meloso cuando empezó a llamarme a cada rato cuando salía sin él, y a veces por le ruido de la música, la mala conexión, la embriaguez del alcohol, el estar conversando de algo importante, estar en medio de un momento divertido, el descuido de no cargar el celular, el no quedarme con crédito para llamarlo y al menos decirle que estaba bien, lo que él creía, como antes yo lo hacía hace años, que sucedía otra cosa.

Pero su continua obsesión y control sobre mis acciones en un lugar y no poder estar sino pendiente de sus llamadas, era agobiante y me hizo ver que no siempre es algo malo o negativo sino que a veces necesitamos nuestro espacio, y que suceda lo que suceda uno al final puede enterarse de ello o no. La confianza es lo ideal, pero también la seguridad de uno mismo porque sino se llegan a aburrir de uno. 

Aunque la ligera desconfianza no mostrada ante acciones o situaciones  que no concuerdan y el indagar ello pueden revelar algo que no pensamos que pasaría, un engaño de cualquier índole, que al final, nos deja un dolor y a veces nos hace actuar así, y difícilmente nos quita ese mal recuerdo que debemos superar porque sino nos volveremos un poco obsesivos de la desconfianza y no lograremos tener una buena relación. 



Se produjo un error en este gadget.