17/04/10

Mundo Virtual Sexual

No me di cuenta que mi vida se habia convertido en: trabajar, estudiar y mi familia, y lo poco que me sobraba de tiempo dormía o veía tele, ya que tenía solo horas libre, y por ende poco tiempo para mi mismo, para socializar con mis amigos en persona o salir una noche a hacer nada más que nada. Me convertí en un topo, en un esclavo de tiempos y responsabilidades que nunca acaban y sin notarlo acabé como un ermitaño en contra de mi voluntad, absorvido por correr contra el tiempo.

En medio de eso, siempre hay una necesidad en los hombres que impera, fuera de comer y dormir, es una casi vital, es el sexo, para el sexo uno siempre se hace tiempo en donde no haya o donde uno pueda hacerlo.

Si no hay tenía tiempo para salir a una reunión, conocer gente, levantarse a alguien en alguna discoteca (sea gay o no) o llamar algún amigo cariñoso que éste libre cuando uno lo desea, siempre hay un método y medio a nuestra disposición. La herramienta del siglo 21, el alabado:  Internet.

Este medio nos permite conectarnos con otras personas sin tener que desplazarnos, sin gastar dinero, sin perder tiempo, basta elegir el canal, puede ser una sala de chat o puede ser uno de esos lugares donde hay otros como tu, con perfil, foto y descripciones tanto físicas, como de lo que buscan.

Al hacerte miembro de ese sitio, entras a lo que es una sala o espacio que parece a un canal de compras o una tienda virtual de hombres, ves, lees y si te animas o no le das un click y empiezas a conocer al que puede ser, o no, el tipo de la foto con el que hablas, o puede ser ése que pone una parte de sí, la más erecta o trasera que tenga, y que uno guste conocer para disfrutar ambos de un encuentro fortuito o a largo plazo.

El sexo es el móvil de muchos encuentros en la red, aunque no de todos, hay desdichados o quienes mantienen la fe de que podrán encontrar el amor de sus vidas aquí, otros que buscan amigos o personas que tengan intereses en común, ahora se han formado grupos en donde se ponen de acuerdo para hacer orgias, fiestas, encuentros, tanto sexuales como culturales, uno solicita algo y el interesado responde.

Yo buscaba calmar mis acaloradas ansias, que guardaba interiormente, pero necesitaba la ayuda de alguien con quien poder sacarlas, veía fotos de hermosos cuerpos, edades variadas, estados civiles como solteros, casados, con pareja o ninfómanos interesado en un encuentro. Las fotos, con el mejor ángulo y la mejor parte de sus cuerpos para ofrecer, es un mercado de carnes, donde se ubican geográficamente, que características tienen y etc. Si te llega a interesar alguien debes esperar saber si es mutuo, porque en éste juego uno también es parte del ganado a ser vendido, a esperar  que alguien te compre.

En este mundo virtual uno encuentra mucho, con el poco tiempo que la vida agitada nos da, tal vez es un medio que nos facilita la vida y hace que no perdamos tiempo en preguntar tanto, conocer, indagar, tener que salir y verse en un sitio público y etc. No. Ahora buscas lo que quieres y si ambos están de acuerdo, van a lo que desean sin mucho protocolo.

A pesar de tener varias ventajas siempre hay riesgos como que no sea el dueño de la foto que muestra, que sea raro o no tan locuaz como por el computador, que sea extraño en sus comportamientos o no como esperabas, para eso también sirve usar el micrófono y cámara web, para cerciorarte que no tienes pierde.

Aunque si no deseas moverte, no ser infiel (es relativo), o tu amante perfecto se encuentra a mitad del mundo, el cybersexo es una buena idea, y cuando termina sólo sales de la página y sigues tu vida, lo malo es que puedes ser grabado y tu rato de placer expuesto a medio mundo haciendote famoso sin tu concentimiento, para deleite de extraños. En fin, todo tiene sus riesgos y sus beneficios, por mi parte si no fuera por esto, ya no tuviera manos para escribir esto, ustedes entienden a que me refiero. 

2 Comentarios :

  1. Juanito. dijo...

    Internet como prolongación de la vida real puede ser interesante como apuntas, pero también puede convertirse en un espejismo. Cuando uno se abre un perfil para conocer a alguien y se pone a buscar, algo siempre encuentra. Pero pierde tiempo y esfuerzos que podría emplear en la vida real. En muchas ocasiones o etapas Internet puede acentuar ese aislamiento de los demás. A mi lo del cibersexo me parece una chorrada, aunque respeto a las personas que lo practican. En cuestión de gustos cada uno debe elegir su propio camino, pero a fin de cuentas el cibersexo no es que más que una reelaboración de la masturbación. Conocer a personas con intereses comunes que vayan más allá del sexo está muy bien, pero no conviene forzar la situación. Es de locos pensar que nadie de tu entorno comparte tus gustos o intereses, una especie de extraña reafirmación de la incompresión. Cada uno tiene una vida real y en cierto sentido la única; vivir constantemente instalado en el ciberespacio no es más que una manera de negarse a si mismo y sus correspondientes posibilidades, una vía fácil de escape. Se supone que Internet es un potente instrumento de comunicación, lo que no está tan claro es hasta que punto. Todo depende del uso que le de cada uno. No conviene alejarse tanto de la realidad, yo es que sólo creo en lo que veo y puedo tocar. Y sí, que las dos realidades se junten puede ser genial, pero como también apuntas un desastre.

  2. Bitacora-de-una-vida-no-tan-rosa dijo...

    Tienes razón a veces puede ser bueno o malo, depende como lo uses, la gente dice que las redes sociales aíslan, otros creen que unen... en fin c´est la vie!

    Saludos Juanito!

Se produjo un error en este gadget.