15/07/10

Sexo contigo a la distancia y con él a mi lado

El sexo y amor no van de la mano, no estaría tan seguro, ya que digamos que para algunos esas dos palabras pueden ser un complemente. Yo no puedo tener sexo con uno pensando en el otro, me siento que me miento a mi mismo, ya que quisiera ser tocado, acariciado, envuelto por el cuerpo, calor y olor de esa persona que amo.

El cuerpo terco no reacciona igual, el estímulo no es el mismo, la consiga es tener sexo y llegar al orgasmo, satisfacer la necesidad de mi erección que me guía a pesar que mi corazón insiste en recordarme que el sexo con mi amado era mejor, lo sentía mejor por la única estúpida razón que lo amo. 

Ahí en el encuentro forzado por mi me siento un poco muerto, inerte en devolver lo detalles, como caricias, masajes, besos, miradas, y palabras sucias o conversaciones graciosas que mantengan una atmosfera sexual elevada, y en verdad solo espero nada más que actue como deseo, que lo hagamos y cuando termine salir lo más rápido posible para luego posiblemente tenerlo como un juegute sexual o nunca más volverlo a ver, quien sabe.

Pero cuando todo termina, o cuando pasa algo, y aún tu interior está con él, aunque físicamente estén separados, yo no me siento tan dispuesto a ejercer un encuentro sexual completamente satisfactorio, mis actos, mi interés es coger a esa persona y ya, es decir usar lo que necesito de él sin tanto preámbulo, sin miradas, ni deseo, ni admiración de sus proezas tanto en el sexo como en su fabuloso cuerpo, esperando un poco de sexo un poco mecánico, y si se puede bien desaforado y sucio, hasta colmar todo y cuando haya terminado todo, no hablar nada, salir de esé lugar, olvidar lo que pasó y seguir mi vida.

Si el sexo casual no funciona es porque aún amo a alguien y a pesar de que no esté a mi lado lo llevo conmigo adentro. Hasta no olvidarlo y superarlo no podré seguir mi vida, y menos la sexual.

0 Comentarios :

Se produjo un error en este gadget.