21/07/08

El Porno me deprime

Por MATHÍAS:

Se ven cuerpos frescos, firmes, con o sin broncear; latinos, otros muy caucásicos, asiáticos y algunos morenos completan el staff que existe en las porno, los productores saben bien que el cliente es exigente y la competencia es feroz.

Ellos sonríen, todo es muy natural,el sexo es algo cotidiano como saludar, dar un apretón de manos, un juego tan práctico como inocente, en eso trabajan y de eso viven.

Sabanas blancas, contoneos espectáculares, miembros de todos los tamaños, colores y grosores. Sí, todo eso hay, todo lo que tú deseas pero no tienes, es como morirse de sed en pleno desierto.

Un pedazo tubular de carne fibrosa y dura entra y sale por el pecaminoso orificio de su cuerpo, toca varias veces ese botón sensible y logra extraer los más placenteros gemidos entrecortados que su rostro refleja.

Ese clásico sonido repetitivo, de choque piel con piel estremece todos los sentidos de quien presencia tal espectáculo, al otro lado de la pantalla.

Solos, de a dos, tríos, cuartetos, quintetos, orgías. Diversas posturas y harto goce por largos minutos inducen nuestra atención en la escena anulando cualquier distracción externa.

Tan sólo repiten el meneo para cumplir con la meta de la faena trazada, explotar en éxtasis del líquido perlado, que indicará el éxito obtenido, para que luego ellos y nosotros volvamos a la realidad, la cual muestra que hemos sido meros complices y voyeristas del fortuito encuentro.

Un "yes!, yes!,oh yeah! i'm cuming" y fin.

Eso es el porno, darte con lo que sueñas y que tal vez jamas tendrás, en la vida real (usualmente) no tragas semen, tiras sin protección, o con algún desconcido que conociste en la calle con el que lo haces a plena luz del día como si estuvieras en una isla desierta.


En el mundo real, por desgracia, existen las ETS, la infidelidad y el sida. No vives despreocupado.

El sexo es natural, aunque para nosotros se les designe como "antinatura", cosa que no creo pues los animales lo hacen y no se hacen paltas si es que son gays o no, sólo satisfacen sus instintos sin pensar si tienen pareja o que dirán los demás caninos.

A veces en la privacidad de tu soledad, las hormonas controlan por momentos tu cuerpo y cerebro, y quieres ver algo que te motive, es cuando buscas ver eso que piensas que te dará placer, pero cuando termina y terminas, te quedas con las ganas que eso fuese realidad, vivir la fantasía del orgasmo pleno, lástima que no todos los hombres tiren igual o hagan más de lo usual.

Tener que ser tan discretos y ese miedo maniático de que alguién lo descubra, mata la espontaniedad del acto, cosas que sociedades del primer mundo no se dan y que pocos hombres en mi entorno machista pueden jactarse de realizar.

No tengo novio ni amante, sólo toda esa fantasía que en mis ratos de soledad veo pero que no me sirve.

0 Comentarios :

Se produjo un error en este gadget.