1/08/08

Lo que extraño y lo que tengo

Por EVA:

Cuando llegas a comparar entre amores recién caes en cuenta lo difícil que puede ser la vida (tanto así que me está empezando a doler la cabeza con tan solo pensarlo).

Es como si cada hemisferio de mi cerebro haya estado con cada uno de ellos, mientras que mi corazón se encontraba perdido en algún lado de mi ser.

La batalla entre el sentimiento y el pensamiento había comenzado.La razón y la lógica vs. el sentimiento y el inconciente.

Aún no se cuál de las dos partes es mejor. Cada una tiene su propia aventura y aburrimiento. En un lado puedo llegar a encontrar más dudas y problemas, mientras que en el otro más calma y tranquilidad; sin embargo la aventura y prohibición es única y extrañable, lo confiezo la extraño. Extraño como corría en mi cuerpo la adrenalina llamada peligro, la sensación de que algo sea descubierto, que me lo digan a la cara y yo grite: SI LA AMO, mandando a todos al más allá.

Pero fue esa misma aventura a la que en un día de eclipses le tuve miedo, más miedo que a mi propia felicidad (alguna vez lo pensé). Ese mismo miedo fue el que deseó paz en su interior y ya no estar arriesgando tanto. Ser arriesgado, sin eso no vives, pero muchas veces ser muy arriesgado puede cegarte en la vida. ¿Por qué digo eso último? aún no lo sé, creo que nunca lo entenderé (o nunca querré averiguarlo), así como nunca entenderé como es que jamás pude decirle que volviera a mi, sabiendo que aún la amaba.

Ese mismo miedo fue el que hizo que me acoja a mi hemisferio izquierdo. Hemisferio del control y la conciencia.

No era como el que me había comandado por años, este venía con frenos y electro shocks, los cuales se activaban cada vez que inclusive pensaba en lo que mi hemisferio derecho solía hacer. Empezé a querer con ese, me llegué a enamorar, pero lo extraño. Extraño la aventura (amo esta palabra), extraño lo prohibido (creo que amo mucho más ésta) y extraño tenerla a mi lado, a pesar de ya tener a otro conmigo.

Todo cambió cuando ya no seguiste en mi. Ya no pude entregarte mi amor con una mirada. No habían temblores en mi. Luna ya no me decía que eras para mi. No fue sencillo decir que ya no te amaba. Te perdí en nuestro amor y no se cuando volverá.

Las historias tienen un final, pero la vida siempre tiene un nuevo comiezo. Solo comenzé.

Antes que siga diciendo que lo amo, dime que siempre me amarás.

2 Comentarios :

  1. Jimena dijo...

    -siempre-

  2. Anónimo dijo...

    Por que siempre uno debe hacer lo que los demás dicen... lo NORMAL? lo que no te da miedo?

    Que triste saber que amaste y no arriesgaste.. que triste saber que alguien que daba y posiblemente da la vida por ti... la dejaste ir...

    Y más triste es darte cuenta que te arrepientes por algo que ni siquiera intentaste....
    Amarla...

    SAUDADE

Se produjo un error en este gadget.