31/10/09

Necrofílicas Esperanzas

Por MATHÍAS:

Yo quería .... pero sus descorazonados besos se desprendián de mis labios.
Yo ansiaba ... pero sus fríos brazos no me envolvían de cálida ternura.
Yo sentía ... pero su inerte corazón no palpitaba mi nombre.
Yo veía ... pero en sus nobles ojos no se reflejaba mi alma.
Yo deseaba ... pero la realidad sepultó mis sueños junto con mis esperanzas.



Se murió frente a mi, y no me di cuenta en que momento sucedió eso, distorsionando mi bonito cuento de hadas, cambiándome el guión, dejándome sin un final feliz, a la improvisación de mis acciones en ese falso bosque verde que se veía menos amigable que antes.

Sin saber como reaccionar, no quise hacer la autopsia para saber cuales fueron las causas del fallecimiento, preferí ignorar la verdad que podría dañarme más de lo que ya estaba.
No es fácil aceptar la muerte sentimental. Uno nunca está preparado para ello, y menos, se da cuenta hasta que el último signo de esperanza muere en la otra persona, y uno se ciega pensando que todo estará mejor, pero interiormente sabe que no será así.
Sentir que vives para otra persona que no eres tú cuando todo termina, te mata.
Peor si vives la mentira, porque al final no aceptas la verdad y te conviertes en un necrofílico.

0 Comentarios :

Se produjo un error en este gadget.